Filosofía, Astrología y Fisiología

Conferencia de Richard Koepsel vía Skype

Viernes 24 de febrero de 2017

El Sol está ahora en Piscis y Piscis es el decimosegundo signo del zodíaco.  Desde que comenzamos con Aries, el primer signo, habremos completado un ciclo con esta charla.  Como probablemente han notado, estas charlas no han sido consistentes; algunas han sido muy técnicas, algunas han sido simples y algunas han sido prácticas.  La razón para esta irregularidad es porque he estado tratando de descubrir cómo hacerlas.  A medida que el tiempo ha pasado, me he dado cuenta de que hay principios básicos.  Y estos principios de salud y curación deben ser conocidos antes de que podamos hacer cosas técnicas.  Recientemente, me he enfocado en cosas muy simples y prácticas, para la conservación de la salud.  Si continuamos el asunto, se tornará más técnico, para las personas que quieren ser sanadores.  La charla de esta tarde será la última con énfasis en las cosas simples.  Nuestra próxima sesión será una sesión de preguntas y respuestas.  Prefiero que las preguntas sean sobre los temas que hemos visto en las charlas, pero trataré de responder cualquier pregunta, a menos que no pueda contestar alguna.  Así es que si pueden, manden sus preguntas con anticipación a Jorge por E-mail, para poder estar preparado; también, pueden hacer algunas preguntas durante la charla.

Esta vez vamos a hacer algo diferente.  Durante el último mes, Jorge ha recibido muchas solicitudes sobre qué hacer respecto a la muerte y el morir.  Este no es un tema propio de Virgo, pero dado a que es tan importante, lo veremos primero.  En las últimas cuatro conferencias que di aquí en Madison, he tratado este tema.  Esta será una versión más corta.  El tema de la muerte y el morir es una parte importante del ciclo vital humano, al que se llama el ciclo del renacimiento.

Hay dos puntos importantes en ese ciclo: en el Tercer Cielo tenemos una vislumbre del plan divino de la creación; experimentamos la idea que está tras todo ello y en ese momento somos inspirados y ese es uno de los dos puntos que son más importantes.  Cuando somos inspirados, estamos llenos de la urgencia espiritual de participar en la creación.  Queremos aportar a la creación y queremos experimentarla.  En ese momento, concebimos la idea de una nueva vida y esa nueva vida es el microcosmos de toda la creación; entonces, nos exponemos a la manifestación de esa idea.  Hacemos esto creando un conjunto de pensamientos concretos que son una expresión de esa idea.  En la Filosofía Rosacruz lo llamamos “el arquetipo”.  Este arquetipo no es pasivo sino activo.

Está lleno con la voluntad de vivir que viene del espíritu.  El arquetipo permanece girando por la voluntad de vivir.  Esta expresión tiene un efecto.  Mientras el espíritu se mantiene con la mirada en el futuro, para participar en la vida que tiene por delante, el giro parece proyectarse hacia adelante.  El efecto de esa consciencia, que se proyecta hacia el futuro, es el de atraer materia al espíritu, así el espíritu se hunde cada vez más en la materia, atrayendo materia hacia sí.  El efecto de esto es atraer toda la materia que necesitamos para todos nuestros cuerpos, de acuerdo con nuestros átomos simientes y esto nos sumerge más y más profundamente en la materia y en las responsabilidades materiales.  Cuando el tiempo está maduro, el espíritu nace en el cuerpo físico denso; en los otros cuerpos lo hace a medida que el tiempo pasa.  Este girar y esta expectativa de futuro no terminan con el nacimiento sino que continúan por toda la vida.

Los niños miran al futuro al ir al colegio, los jóvenes miran al futuro esperando casarse y tener sus propios hijos y eventualmente, los ancianos miran al futuro al observar a sus propios nietos.  Hay muchas formas en que nos orientamos hacia el futuro en nuestras vidas y cada vez que miramos hacia adelante nos hundimos más profundamente en la materia y en las responsabilidades materiales; incluso nuestros cuerpos se hacen más materiales: el cuerpo de un bebé es muy elástico, se puede doblar, mientras que los ancianos tienen cuerpos pétreos.

En un cierto momento de la vida empezamos a mirar hacia el pasado.  Generalmente, sucede cuando tenemos hijos pero, sucede incluso si no tenemos hijos.  El efecto de mirar al pasado es el efecto opuesto del mirar hacia el futuro.  Orientarse al futuro es encarnante y orientarse al pasado es desencarnante.  Max Heindel nos dice que, a medida que envejecemos y nos orientamos al pasado, nos volvemos maduros para morir.  Una vez que empezamos a mirar al pasado, esto se hace más creciente de lo que hacemos en la vida.  Al mismo tiempo que estamos más orientados al pasado tenemos menos expectativas de futuro.  Una razón para esto es que tenemos cada vez menos futuro al que aspirar; eventualmente, cuando llegamos a ser muy viejos, solo tenemos a la muerte en el futuro.  Pero la principal razón para ralentizar la mirada al futuro es que la voluntad de vivir, con la que empezó el ciclo, se debilita.  Eventualmente, la voluntad de vivir quiere salir y entonces, el cuerpo físico denso muere.

Esta visión del ciclo es muy general, hay muchas variaciones, cada uno de nosotros tiene su propia variación.  De esto, podemos comprender que la voluntad de vivir, habiendo ido tan adelante como podía, acaba con la rotación del arquetipo; por lo que la fuerza de atracción se pierde.

La muerte del cuerpo físico denso es el otro punto importante en el ciclo de la vida.  Dicho de otra manera: cuando la voluntad de vivir se acaba, el arquetipo pierde su habilidad de atracción y cuando ya no tenemos más voluntad de vivir, la vibración deja de empujar hacia adelante.   Cuando  el  espíritu  se  va,   entonces  el  giro  hacia  atrás rebobina todo, porque la voluntad de vivir ya no lo mantiene girando hacia adelante y en ese rebobinado, experimentamos el Purgatorio,  el Primer Cielo y el Segundo Cielo, hasta que retornamos a ese punto, en el Tercer Cielo.  Estas experiencias, a medida que rebobinamos, son medios que nos permiten extraer toda la información que podemos, de las experiencias obtenidas en el cuerpo físico denso.  En este rebobinado vemos los eventos desde las consecuencias a las causas, en vez de verlas desde las causas a las consecuencias.

Cuando hemos experimentado las cosas desde ambos puntos de vista, esas experiencias son neutralizadas y todo lo que hemos invertido en ellas es liberado.  De esta liberación es de donde obtenemos la esencia de nuestras experiencias.  El Concepto Rosacruz del Cosmos llama “el alma” a esa esencia de la experiencia y este material anímico alimenta al espíritu y como consecuencia de esa experiencia, el espíritu se vuelve más despierto y más fuerte y consecuentemente, la voluntad de vivir se hace más fuerte la próxima vez.  Así es que, es a través de la esencia anímica como aprendemos de nuestras experiencias y nos mejoramos.

Obviamente, esto es de altísima importancia: no queremos vivir nuestras vidas en vano; por esta razón, es importante que no se pierda nada de la vida.  El Cosmos nos provee en esto, hace que nada se pierda.  Cada uno de nosotros tiene una memoria personal de la naturaleza.  Cada inhalación acarrea la atmósfera que nos rodea, que queda impresa en nuestro cuerpo vital, especialmente en el átomo simiente del corazón; todo está allí: nuestras actitudes mentales, emocionales, etc… Todo está allí.

De hecho, cada uno de nosotros tiene una memoria fotográfica.  Hay cuadros vivos en nuestra memoria personal de la naturaleza.  Si trabajamos muy duro con nuestros ejercicios de retrospección, podremos aprender a acceder a estos cuadros vivos a voluntad.  No es una cosa fácil de hacer, especialmente cuando tenemos que encarar aquellas cosas que no hemos hecho muy bien.  Mientras es tan difícil acceder a estas memorias en vida, no lo es después de la muerte.  Con el rebobinado que se hace naturalmente después de la muerte, todas esas imágenes vivas pasan ante nuestra consciencia.  El problema, al morir, no es la memoria sino el problema es poner atención.  Si ponemos atención, obtendremos más de nuestras vidas; si ponemos mucha atención, no desperdiciamos nuestras vidas; si estamos bien focalizados en esas imágenes, podemos ralentizarlas, entonces el proceso se hace mejor.  A medida que ponemos atención a estas imágenes en los éteres, la forma del cuerpo etérico es construida en la Región de la Impresionabilidad del cuerpo de deseos y entonces, el cuerpo de deseos está dispuesto para el Purgatorio y Primer Cielo.

La suprema importancia de poner atención al panorama post-mortem no debe ser desestimada: la calidad de toda nuestra futura evolución está en juego.  Podremos haber vivido buenas vidas y podremos haber hecho muchas cosas importantes pero, si las perdemos, no nos podremos beneficiar de ellas y así es como mejoramos vida tras vida.  Hacemos cosas y las registramos y observamos los resultados de lo que hemos hecho, por eso es importante que nada debería desperdiciarse.  Nuestro éxito en esta actividad depende de nuestra habilidad para mantener la atención.  Después de la muerte, en cierta manera, esto es más fácil, pero más difícil en otra manera.  Es más fácil, porque estamos sensibles y las imágenes son tan fascinantes que queremos mirarlas.  Es más difícil, porque ya no tenemos el cuerpo físico denso para alentarnos o escudarnos.  Incluso, durante la vida, nuestra habilidad para mantener la atención es algo en lo que somos muy débiles.

Debido a esta consciencia, la Orden Rosacruz ha desarrollado unos procedimientos que hacen más fácil mantener nuestra atención.  Las fuentes que distraen nuestra atención son tanto internas como externas.  Una vez que se ha perdido el cordón plateado, la conexión entre el cuerpo vital y el cuerpo físico ya no es más directa pero, queda todavía, una sensibilidad resonante; hay una conexión, pero no es una conexión fuerte.  Debido a esta conexión resonante, el cuerpo físico debería ser molestado lo menos posible, por tres días y medio; esto significa, nada de embalsamamiento, nada de exámenes post-mortem, nada de autopsias y nada de extracción de órganos.  Dado que el cuerpo físico se deteriora, especialmente en climas cálidos, este debería mantenerse en frío, para prevenir el deterioro.  Dado que no hay percepción sensorial, el cuerpo puede ser guardado en un lugar oscuro y silencioso: la morgue es un buen lugar.  Cuando estamos suspendidos en nuestros cuerpos vitales y de deseos, somos más sensitivos al Mundo del Deseo.  Si estamos en un lugar donde hay mucho caos y mucho ruido, eso nos distraerá.

Demos una miradita a las distracciones internas.   Los miembros de nuestra familia son las personas que más fácilmente nos hacen enojar o ser más felices.  Esto es porque nos conocen muy bien y porque tenemos íntimas conexiones emotivas con ellos; por esta razón, los miembros de la familia deben ser muy cuidadosos de no soltar emociones intensas de aflicción, durante el período de tres días y medio.  Por eso es que, tratamos de controlar nuestras emociones para poder ayudar mejor a otras personas.  Si tratamos el deceso de esta manera, le damos la mejor oportunidad de extraer el máximo de la vida que acaba de terminar.  Seguir este procedimiento tiene un beneficio extra para el mundo.  Si una persona no cosecha las experiencias de su vida, estas se pierden y en la vida futura tendrá que morir como infante o niño pequeño para obtener entrenamiento moral especial.  Si seguimos este procedimiento, decreceremos la tasa de mortalidad infantil; mucha gente sufre debido a la pérdida de sus hijos, sin saber el por qué, por lo que si hacemos esto, no se tendrán que perder tantos niños.  Después de tres días y medio, se puede hacer lo que se quiera con el cuerpo.  La mayoría de los estudiantes rosacruces usan la cremación para que no haya nada que atraiga la atención del difunto hacia este mundo: mis padres tuvieron este procedimiento.

Esta  es  una  tarjeta que llevo conmigo todo el tiempo.   Dice  qué  hacer  en  caso  de muerte.  Esta es otra tarjeta que dice qué hacer en caso de accidente o enfermedad.  Tengo un abogado que me ayudó a hacer estas tarjetas apropiadamente, según las leyes, para que se respete mi voluntad.

Ahora estamos listos para hacer la parte de Virgo de esta charla.  Cuando el Sol estaba en Capricornio, vimos el signo opuesto, Cáncer y vimos que Cáncer rige el cuerpo de deseos individual.  Cuando el Sol se movió hacia Acuario, notamos que el signo opuesto, Leo, rige el cuerpo vital individual.  El cuerpo de deseos tuvo su comienzo en el Período Lunar y el cuerpo vital comenzó en el Período Solar.  Cuando hablamos, la última vez que nos encontramos, acerca del cuerpo vital, dijimos que el cuerpo vital podía ser fortalecido bebiendo leche muy fresca o jugo de vegetales muy frescos.  Dijimos que debían ser bebidos, a más tardar, un minuto después de la ordeña o de salir de la juguera.  Ahora el Sol está en Piscis y el Concepto Rosacruz del Cosmos nos dice que Piscis rige a la humanidad en general; el signo opuesto, Virgo, rige al cuerpo físico denso individual, especialmente, a través de la sexta casa, por lo que echaremos una miradita a la casa sexta y a Virgo, porque nos queda poco tiempo.

La casa sexta, en el horóscopo, nos dice qué tan bien funciona algo y qué debemos hacer para mantenerlo o repararlo.  La palabra para la mantención del cuerpo físico denso es “higiene”.  Dos de las palabras clave más básicas de Virgo, que hacen esto, son: servicio y pureza.  Y en el cuerpo humano, los principios de estas palabras clave trabajan juntos.  Los cuerpos que tenemos son las herramientas del espíritu.  Son usados en la consecución de nuestra parte en la creación evolutiva.  Una parte del trabajo es la espiritualización de la materia.  Cuando estamos metabolizando nuestros alimentos, estamos trabajando químicamente en la transmutación de los minerales del alimento.  Introducimos los minerales en nuestros cuerpos y compartimos nuestra consciencia humana superior con los minerales y gradualmente, por sobre miles de años, la consciencia general de los minerales se elevará y gradualmente, por sobre los miles de años, nuestros cuerpos se harán más refinados y espiritualizados.  Esta es la manera en que todo funciona en la creación: cuando servimos a otros, nosotros mismos somos servidos.

En esta actividad metabólica, especialmente si somos físicamente activos, producimos desechos y tenemos que expulsar esos desperdicios de nuestro cuerpo, porque es importante mantener el cuerpo limpio.  El cuerpo trabaja extremadamente duro para deshacerse de los desechos y venenos que se desarrollan en nosotros.  Hay muchas maneras en que el cuerpo se limpia a sí mismo.  Por ejemplo: el venenoso dióxido de carbono se expulsa cuando exhalamos; el desecho celular se va en los excrementos; Los desechos de las proteínas son expulsados a través de los riñones y la orina.  Los químicos extraños son eliminados por el hígado; los desechos de la carne son removidos por la linfa y por el sudor.  Todas estas actividades pueden ser ayudadas a través de una buena higiene.  La Astrología nos puede ayudar en esto; por ejemplo: si Saturno o algún otro planeta  está  afligido  en  Géminis,   la habilidad  de  expeler  dióxido  de  carbono  está disminuida, por lo que si consumimos muchas hojas o plantas, hacemos más fácil la respiración.

Cuando estudiamos Escorpión y el Colon, aprendimos que los alimentos ricos en fibras eran muy importantes para que el Colon funcionara apropiadamente y se obtiene mucha fibra consumiendo vegetales de hojas verdes, frescas y crudas.  Si tenemos aflicciones en Libra, beber mucha agua destilada y pura, ayuda a mejorar la actividad de los riñones.  Cuando sudamos obstruimos los poros de la piel, por lo que es importante para nosotros, bañarnos regularmente.  Yo prefiero las duchas a los baños de tina, porque con la ducha no pierdes tanta energía vital como sucede al estar sentado en una tina de agua caliente.  Para mí, esto es muy importante porque tengo la piel muy sensible.  Cuando trabajo en el jardín, en verano, algunas veces llego a tomar tres duchas en un día.

Hay desechos para los que la higiene nos ayuda, incluso si no hay eliminación.  Existe un excelente ejemplo que vindica a Max Heindel; él dice que hay tres cruces en el zodíaco: cardinales, fijos y comunes; por lo que si se influencia a uno de estos signos, los otros tres signos también son influenciados.  Un buen ejemplo es Tauro: si no cuidamos nuestros dientes, tenemos grandes probabilidades de sufrir ataques cardíacos.  Hay dos estudios diferentes que demuestran esto. Existen otros muchos ejemplos que podríamos dar, pero lo importante para nosotros, como estudiantes rosacruces, es ser pulcros y puros.

Tenemos una cosa más de Virgo que explorar.  Virgo es regido por Mercurio y Mercurio representa la mente concreta y la mente concreta funciona por medio del tono o por el sonido.  Cada pensamiento tiene su propio tono, su propia frecuencia.  Esto es verdadero, tanto para las cosas grandes como para las pequeñas.  Sabemos que el cuerpo físico tiene su propia nota-clave y cada órgano mayor del cuerpo, tiene su propia nota clave.  Así, el cuerpo físico es como una escala de tonos.  Max Heindel nos dice que en la curación, el estado de la mente es extremadamente importante para mantener la salud y para curar.  Nos dice que si un paciente tiene una mala actitud, es muy difícil que ese paciente pueda ser curado.  Él dice cosas muy notables acerca del pensamiento; nos dice que si una persona dice muchas mentiras en una vida, en su próxima vida sufrirá muchas enfermedades y tendrá malas condiciones del cuerpo físico, porque no habrá podido construir un arquetipo verdadero.

La mente concreta es importante porque es el punto de partida de todas las cosas que suceden en el Mundo Concreto.  Las cosas comienzan con un pensamiento y ese pensamiento evoca un deseo y ese deseo estimula una acción y debido a esa acción, las cosas físicas cambian; la Biblia lo dice poéticamente: “Como un hombre piensa en su corazón, así es él”.  Virgo es un signo de precisión, le gustan las cosas exactas. Un ejemplo de la pureza de Virgo es la forma en que la mente funciona por sí misma y ese ejemplo es un tono perfecto.

Hay dos maneras en que un tono puede ser imperfecto: si un tono es muy alto, decimos que es agudo y si un tono es muy bajo, decimos que es plano.  Dado que cada órgano tiene su nota clave, podemos apreciar que hay dos maneras en que pueden perder la nota.  Si la nota clave de un órgano se agudiza, decimos que ese órgano está hiperactivo; si la nota clave de un órgano se vuelve plana, decimos que está hipo-activo.  Ambas condiciones pueden poner fuera de tono a todo el cuerpo.  Un desequilibrio produce muchos otros desequilibrios.  Algunas veces, un pequeño racimo de células puede poner a todo el cuerpo fuera de tono.  Este es un tema que puede tomar muchas vidas estudiar, pero solo nos restan unos pocos minutos.

Obviamente, una manera de curar el cuerpo es a través de la música, en la forma en que David lo hizo, en la Biblia.  Muchos años atrás, en Mount Ecclesia, había personas que sabían cómo hacer esto; hacían terapias musicales.  Ese conocimiento se ha perdido y es peligroso si no se sabe cómo hacerlo.  Max Heindel nos dice que el Cristo solía proyectar tonos de sí, para sanar.  Entonces, las llaves del reino de todos nuestros cuerpos son claves musicales.  Max Heindel nos da un método simple para esto, pero aun así, es una forma que requiere mucho estudio y mucho cuidado.

Nos dice que estudiemos el horóscopo del paciente para encontrar qué planetas son probables de producir hiperactividad y cuales son probables de producir hipo-actividad.  Entonces, él dice muy claro que debiéramos dar hierbas que estimulen a lo que es hipo-activo o hierbas que depriman lo que es hiperactivo y así podremos restaurar el equilibrio.

Él usa la palabra “hierbas” con mucho énfasis porque, las hierbas son connaturales a nuestra evolución.  Las medicinas que dan los médicos también estimulan o deprimen, pero normalmente son químicos fuertes y no tenemos una evolución acorde a esos químicos tan agresivos.

Eso es todo lo que tenía preparado para esta noche.  Recuerden que la próxima vez será de preguntas y respuestas.

 

Traducido por Ximena Herrera Larenas

Centro Fraternal Rosacruz Max Heindel

Santiago, Chile