Cristianismo Rosacruz, Manual de Ruta, Pasado, Presente y Futuro del Ser Humano

En nuestro curso de Biblia, Max Heindel nos dice que: La Biblia ha sido dada al mundo occidental  por los Ángeles del destino, quienes dan a cada uno y a todos exactamente lo que necesitan para su desarrollo espiritual.

Así fue escrita, porque los que la escribieron no tenían la intención de dar la verdad en forma sencilla, como para que cualquiera pudiera entender un libro abierto de Dios.

En éste gran libro, hasta las alegorías están especificadas.  Cuando Pablo dice que: La historia  de Abraham y los hijos que tuvo de Sara y Agar la esclava, es puramente alegoría (gálatas cap.4 vers.22-26) y que los Evangelios (Nuevo Testamento), contienen grandes reseñas de la vida de un individuo llamado Jesús y que resultan ser fórmulas de iniciación, que demuestran las experiencias que cada uno tiene realmente que pasar a través del camino, la verdad y la vida.

Así tenemos que la Biblia es un libro oculto y esotérico por excelencia, que lo componen parábolas y alegorías, mezclados con acontecimientos históricos.  Es por ello que la Biblia es la base y la piedra angular del Cristianismo Rosacruz.

A nuestro juicio vamos a intentar el desvelar cuatro puntos vitales, los más interesantes de éste hermoso libro, bajo la perspectiva de una de sus siete interpretaciones, además de que tan sólo hemos captado un veinte por ciento aproximado.

En el evangelio de Mateo cap.13 vers.11,  los discípulos le preguntan a Jesucristo ¿por qué hablas en parábolas? y Él les contesta: “Porque a vosotros se os dado el conocer los misterios de los reinos de los cielos, más a ellos no se les ha dado”.

Los misterios de los que habló Cristo en San Mateo y en San Lucas cap.8 vers.10, podían ya darse a los muchos y no sólo a los pocos que habían en la época de Jesús y que son personificados en la historia de sus discípulos y seguidores íntimos.

Y podemos decir que 2.000 años después de su venida ya son los muchos los que están listos para recibir y conocer los misterios de los reinos de los cielos directa y abiertamente.  Y es por ello que los Hermanos Mayores de la Orden Rosacruz escogieron a nuestro Hermano Max Heindel para tan alta misión.

La Biblia es un libro compuesto de tres libros, escritos en diferentes épocas, unidos e intercomunicados entre sí, de aquí el título de ésta Reunión: “pasado, presente y futuro” del desarrollo espiritual que lo expondremos a nivel individual. En la Biblia está el cómo y el cuándo termina todo el proceso. 

Cuando saltamos al ser instruidos en los misterios que encierra la religión, de una a otra, (ésta palabra, religión, es alegórica) a lo que nos tenemos que enfrentar, a reconocer en qué lugar estamos en el sendero, en qué tipo de religión nos encontramos, si en la primera, segunda o tercera (la que ha de venir a la mayoría) etc., o sea lo que conocemos como una autentica ruta de instrucciones.

De estos tres libros el Antiguo Testamento es el pasado, el Nuevo testamento es el presente y el Apocalipsis es el futuro.  Esto de pasado, presente y futuro, debemos relativizarlo como veremos más adelante.

La primera Religión es el Antiguo Testamento, que la conocemos como la del Espíritu Santo, que encierra sus misterios, siendo el tercer aspecto de Dios y es el pasado del desarrollo espiritual.

La segunda Religión es el Nuevo Testamento, es la que conocemos como la del Hijo, encierra sus misterios, siendo el segundo aspecto de Dios, y es el presente del desarrollo espiritual.

La tercera Religión es el Apocalipsis, la del Padre, que encierra sus misterios, siendo el primer aspecto de Dios, y que será el futuro desarrollo espiritual.

Ésta última está por ser revelada al grueso de la humanidad de forma clara y abierta, sus misterios son conocidos tan sólo por los grados más altos, en la Orden Rosacruz, en los mundos superiores.

Hemos dicho que esto de pasado, presente y futuro es relativo.

Tal y como se aclara en nuestro curso de Biblia  se nos dice que: a pesar de que el mundo Cristiano es muy amplio, con más de mil millones de almas, y que en escuelas esotéricas con fundamento cristiano, incluyendo la nuestra, el grueso de éstas almas se están moviendo en la primera religión, bastantes en la segunda y nadie en la tercera religión, exceptuando alguna rara excepción.

En el Antiguo Testamento, las cinco primeras historias denominadas el Pentateuco: Génesis, Éxodo, Levítico, Números y Deuteronomio, son  todas alegorías y son la piedra en la que están ocultos los misterios creadores del Espíritu Santo, y todo lo que sigue son hechos históricos sobre las alegorías.

Los misterios creadores de la primera religión, consiste en instruir sobre las Leyes que gobiernan la creación de Dios a través de la Inteligencia Activa.  Los misterios creadores de la segunda religión, instruyen a través del Amor y la Sabiduría.  Y la tercera instruye sobre los misterios creadores de la Voluntad, a través de la fusión de la Inteligencia Activa y el Amor-Sabiduría.

Qué es lo que se oculta cuando Jesucristo dijo: “El Padre y Yo somos UNO”.  Jesucristo ya tenía incorporado al Espíritu Santo cuando dijo: “No he venido a derogar la ley sino a cumplirla”.

La Religión del Espíritu Santo tiene una herramienta colaboradora para enseñar sus misterios y es la LEY DE CAUSA Y EFECTO. Lo que la mayoría de las personas conocen con la expresión del KARMA. 

Hay un síntoma que nos indicará, que todavía estamos siendo instruidos  en la primera religión, y es:

Si nos unimos a cualquier confesión religiosa, escuela esotérica, enseñanzas o métodos de autoayuda, buscando ventajas espirituales o felicidad mundana, en la cual nuestras vidas transcurrirán sin problemas, porque Dios nos protegerá. Esto es lo mismo que esperar el premio y querrá decir que estamos en la primera religión, ya que estamos buscando que se nos aplique la ley de Causa y Efecto, y es como vemos a muchas personas abandonar su fe, cuando llega el momento de tener que pasar por duras pruebas olvidando que el mensajero de la segunda religión, el Cristo cargó con su pesada Cruz.

Los Hermanos Mayores de la Orden Rosacruz a través del Cristianismo Esotérico, están haciendo un gran esfuerzo para dar un fuerte empujón a las Almas sinceras, buscadoras de la nueva Luz.

Hemos dicho que la herramienta útil de la primera religión es el karma, porque nos enseña principalmente, a través del dolor, el cumplimiento de la ley, además nos empuja permanentemente hacia la nueva Luz, que es la segunda religión, la del Amor, y una vez que estamos en ella, la ley del karma desaparece, quedando derogada para así entrar en el reino de la auténtica libertad.

Si hemos dicho que es relativo a nivel del desarrollo espiritual, lo del pasado, presente y futuro.  A nivel de la forma, lo que hay en el Antiguo Testamento, sobre todo en el Génesis, sí que es el pasado de cómo se construyó la cadena de los siete mundos, así como sus revoluciones, hasta la cuarta revolución del Período Terrestre que es en la que estamos actualmente, también como se construyó y el orden de aparición de las cuatro oleadas de vida con vehículos físicos, conocidos como los cuatro reinos de la naturaleza, siendo el último el cuerpo denso del hombre (todo está suficientemente explicado en nuestro libro “Concepto Rosacruz del Cosmos”).  Más el despertar del espíritu humano al mundo material a través de la escenificación de todos los personajes que le siguen: Adam, Eva, Caín, Abel, Set.  Descendencia de Caín, genealogía de los patriarcas, Noé etc…

El Apocalipsis la tercera religión, la cual vuelve a describir la forma en los nuevos mundos que nos aguardan para seguir desenvolviendo nuestros poderes creadores, mundos que están en la esfera etérica cuando dice: “Mirad como viene sobre las nubes y todo ojo lo verá, aún los mismos que lo traspasaron”.

Ésta facultad de ver todo, es facultad de la visión etérica, y cuando dice: “Aún los mismos que lo traspasaron”, es que toda la humanidad sin excepción, pasará a vivir en la esfera etérica, porque en nuestra oleada de vida no habrán rezagados hasta la última revolución del Período de Venus, que como bien saben nuestros estudiantes, en aquel período lejano el mundo inferior será el del deseo, y el superior el del espíritu de vida.

Podemos decir que el relato apocalíptico de destrucción, los caballos, las copas, las trompetas, la apertura de los siete sellos, las bestias, el juicio, los siete cálices, la gran ramera, la caída de Satanás, etc… es lo que acontecerá en el Período de Venus, y no ahora en el mundo material, como pregonan todos aquellos que leen en la letra muerta.  Si leemos atentamente éste relato destructivo y nos fijamos en su principio, Juan dice: “Y la voz que anteriormente ya había oído como de trompetas (estaba en el mundo etérico) que, hablaba conmigo me dijo”: “Sube acá que te mostraré las cosas que han de suceder en adelante”. Éste sube acá, es que sube al mundo del deseo y para ratificar que es el mundo del deseo más adelante dice: “Había como un mar transparente semejante al cristal. El agua esotéricamente son deseos.  

También decir que el 7 es nombrado, sale a menudo pues son las siete revoluciones, una solución para cada revolución.  En el Apocalipsis, también nos describe ese futuro y de cómo Dios ayudará para que hayan los menos rezagados posibles de nuestra oleada de vida.

Quisiera resaltar algo muy especial que comunica con el Antiguo Testamento.  Al final del relato del Apocalipsis, nos describe el retorno al hogar, al Mundo del Pensamiento Concreto, donde comenzamos como Espíritus Virginales, además el pasado y el futuro quedan unidos con lo siguiente:  En el Génesis Dios echo del Paraíso a Adam y Eva: “Ved ahí al hombre que se ha hecho como uno de nosotros conocedor del bien y del mal, no vaya ahora a alargar su mano y tome también del Fruto del Árbol de la Vida y coma de él”.

El Apocalipsis termina con “Bienaventurados los que lavan sus vestiduras para tener derecho al Árbol de la Vida y entrar por las puertas de la ciudad”, y más adelante dice: el espíritu y la esposa dicen: “¡Ven!” y quien lo oiga diga también, “¡ven!”.  Asimismo el que tiene sed, venga, y el que quiera tome de balde el agua de vida”. (Es en éste paso de la evolución que nos dejaran comer y beber gratis del árbol de la vida que sigue esperándonos en el Paraíso).

Con ésta pequeña pero intensísima introducción ya os podéis imaginar el porqué el Cristianismo Rosacruz lo consideramos el Manual de Ruta o el folleto de instrucciones.

En la Biblia está el Alfa y el Omega de nuestra historia espiritual, la de la vida y la de la forma.

Comenzaremos con el principio de la primera toma de conciencia de nuestro linaje espiritual y que culminará 42 renacimientos después.  Estos 42 renacimientos son los que necesitamos para comprender bien los misterios creadores de las leyes de Dios para pasar a ser instruidos en los misterios creadores del Amor de Dios.

Los 42 renacimientos los encontramos en el evangelio de Mateo en el cap.1 vers.1, con el título de Genealogía de Jesús y que empieza en Abraham y termina en Jesús y explícitamente dice: “Así pues, son 14 todas las generaciones desde Abraham hasta David, son 14 desde David hasta la deportación de Babilonia, y 14 desde ésta deportación hasta Cristo.  Tenemos que observar que el título de éste capítulo dice Jesús, y la termina no con Jesús, sino, con el Cristo.  Aquí tenemos la clave de que todos estos 42 personajes hasta el Cristo son alegóricos, pues cada uno encierra 42 diferentes etapas evolutivas del Alma humana.

El Antiguo Testamento que encierra los misterios del Espíritu Santo, es el pasado del sendero espiritual, cuyo mensajero fue Moisés.  Él es el que oculto en varias historias alegóricas esos misterios  y como hemos dicho son las leyes Divinas creadoras y podríamos decir que Jehová geometriza con los números, para crear la forma y que ésta rueda pueda tener actividad y evolucionar, no sólo la forma, sino que también hace posible la evolución del espíritu por el encadenamiento a ella. 

Además de geometrizar los números tiene otro pilar que es el principio moral de renunciar, de la cual dimanan una infinidad de adjetivos y calificativos del planeta Saturno en Astrología.

Saturno es el instructor de esos misterios, la historia del éxodo, que relata la vida de Moisés es alegórica y encierra verdaderas joyas espirituales.  En ésta historia Dios da a Moisés las Tablas de la Ley, Los Diez Mandamientos, que es un código moral de conducta para refrenar los deseos.

Adam y Eva fueron expulsados del paraíso por no renunciar a comer del “Árbol del Bien y del Mal”.  También tiene historias en las cuales se obliga a renunciar, ya que primero hay que dar frutos materiales antes de dedicarse a la espiritualidad y una de éstas historias, es la de Jacob y sus dos esposas, Lea y Raquel y de su suegro Labán, que engañó a Jacob, para que primero le diera hijos de Lea, la menos agraciada físicamente.

Los hijos son alegorías de los frutos conseguidos con nuestra actividad en el mundo material utilizando el poder de la inteligencia activa, el tercer aspecto creador de Dios.

Además es natural el dar primero frutos materiales, ya que si estamos en el mundo de las formas, es porque nuestro Ego demanda  experiencias materiales.

En la misma historia de Abraham se prueba el poder instructor de la renuncia, cuando Dios le pide que sacrifique a su hijo Isaac, y él por obediencia y amor a Dios está dispuesto a ejecutar.

Volviendo al éxodo que es una historia muy interesante alegóricamente, tenemos que Moisés libera al pueblo de Israel de la esclavitud de trabajos físicos forzados. Es la alegoría de que los frutos mundanos han terminado y que están listos para una nueva Luz, la de la incorporación del vehículo mental, y que está contado con la historia del maná que caía de los cielos durante las noches.  Pero antes tuvieron que pasar la prueba de la superación de los deseos y emociones contado en la parte que habla de la separación de las aguas del Mar Rojo, en la cual ellos pasaron pero las tropas egipcias no, pereciendo ahogados.  Ésta es la alegoría de aquellas almas que todavía  no estaban listas porque todavía no habían superado sus deseos y emociones.  (Mucha enseñanza espiritual podríamos sacar de todo aquel que perece ahogado, ya que el mar y el agua, son el símbolo de los deseos y las emociones).

Lo más importante de ésta historia, es la nueva alianza y la construcción del Tabernáculo en el desierto del Sinaí. De esto último no vamos a decir nada pues Max Heindel en sus libros “Iniciación Antigua y Moderna” y “Masonería y Catolicismo”, y en el grado de Probacionismo hay más que suficiente información para penetrar en ese misterio.

Ésta construcción del Tabernáculo toma un giro definitivo con la construcción del Templo de Salomón, junto a la Reina de Saba y el Maestro Constructor Hiram Abiff. 

Salomón fue uno de los renacimientos últimos antes de terminar en Jesús.  Hiram Abiff  maestro de obras es traicionado por tres aprendices y lo matan, para luego aparecer como el personaje de Lázaro al que Jesucristo resucitó.

Hiram Abiff, son los que siguen la línea ocultista, pero llegan a un punto que no pueden avanzar, hasta que la fuerza del Amor los despierte para continuar.

Ya hemos dicho que el Antiguo Testamento es el portador de los misterios del Espíritu Santo y que es el manual de instrucciones para coronar con éxito su función, y una vez cumplimentado, estamos listos para pasar a lo siguiente, la Religión de Cristo, el Señor del Amor personificado en el Nuevo Testamento.

El propósito del final de la Religión de Cristo es la Pureza, lo mismo que la historia de Parsifal que culmina también  con la pureza, para así poder transformarse en Guardián del Santo Grial y de la Lanza.

Ésta historia es la misma pero bajo una historia sintetizada y más entendible que terminó las andanzas de la primera religión para pasar a actuar en la segunda religión de Cristo.

Ésta culminación de la pureza en la Biblia está personificada en la historia de la Virgen María para concebir un hijo por obra y gracia del Espíritu Santo, siendo éste fenómeno real al cien por cien, porque cuando se llega a ese punto de pureza el metabolismo del cuerpo de mujer cambia hasta tal extremo que su cuerpo produce algo similar al ovulo y esperma, produciéndose la fecundación, “por obra y gracia del Espíritu Santo” tal y como es relatada esa parte de la historia.

Éste paso da lugar al nacimiento de Jesucristo, el que será el instructor con su ejemplo, de los misterios creadores del Amor.  Éste manual de instrucciones tiene cuatro caminos personificados en los cuatro Evangelistas, en los que sus historias son similares pero no iguales, las cuales son cuatro formulas iniciáticas diferentes que persiguen el mismo fin.

El camino Rosacruz sigue el manual de ruta iniciático del Evangelio de San Juan, para iniciar al probacionista con éste evangelio.  Además de que, se le orienta para que medite en él a menudo.

En el nacimiento, vida, pasión y muerte de Jesucristo, está el manual de instrucciones de la segunda religión, la del Cristo, el amor y sus misterios creadores, para poder coronar con éxito ésta segunda religión y poder pasar a la siguiente, que es la religión del Padre, que contiene los misterios creadores de la Voluntad.

Ésta segunda religión, termina con la resurrección de Cristo que es la alegoría terminada y acabada a través del servicio del nuevo vehículo etérico y que en nuestra Enseñanza es definido como “el Traje de Bodas”, que se teje sin ruido de martillos, el cual es usado para poder viajar y vivir conscientemente en los mundos superiores.  Este punto tan esencial, es en el que se prepara a los probacionistas y discípulos en nuestra querida y amada F.R.C.

Si el camino a recorrer en la primera religión es duro y complicado de alcanzar y de comprender, la nueva Luz o segunda religión, es muy simple de entender conociendo la historia de Jesucristo, en la que tan sólo hubo servicio, perdón, compasión, piedad, amor (la fuerza que abre todas las puertas), amistad, restituyendo armonía y sanando a los enfermos.  Cristo dijo palabras muy interesantes como: “No vengo para derogar la ley (se refería a los misterios del Espíritu Santo, no a las leyes mundanas) sino a cumplirla”.

Esto nos desvela que el sendero espiritual es una fusión del presente y el pasado, asumiendo como es lógico todas las leyes del pasado.

En nuestra Enseñanza decimos: “Se enseña al aspirante para que alcance a ser una ley en sí mismo”. Y Cristo dice: “Yo soy el camino, la verdad y la vida”.

De la primera y segunda religión tenemos amplia información y guías, pero de la tercera religión, la del Padre, la que encierra los misterios creadores de la Voluntad, la cual es el aspecto activo de Dios, sigue siendo un misterio, pues todavía no ha llegado la hora para ser desvelada al grueso de la humanidad, pero que es conocida en los grados elevados de la Orden Rosacruz.

Pero que a través del estudio esotérico del Cristianismo R.C. y usando la analogía podemos aventurarnos a dar pistas sobre la última Luz a venir. (Tercera religión)

Hemos demostrado cómo el Antiguo Testamento queda unido al Apocalipsis a través del hilo conductor del Árbol de la Vida en el Paraíso.

Posiblemente los misterios del Padre, la voluntad, esté en el Apocalipsis ya que tenemos un hilo conductor entre los tres, cuando Cristo dijo: “El Padre y Yo somos Uno”.  Es como si quisiera decirnos que una vez acabada su misión, automáticamente hereda las facultades del padre, los misterios de la voluntad.  En el Apocalipsis no se menciona al Padre ni la expresión Dios, si no que, menciona al Cristo como el todo poderoso que dirige el tránsito hacia las esferas superiores.

Una reflexión más: Si al terminar el paso por la primera religión, ésta culmina en pureza y de forma automática surge la segunda religión, con el nacimiento de Jesucristo.  Es lógico pensar que con la culminación de la segunda religión, con la resurrección del Cristo al tercer día, de forma automática ha de surgir la tercera religión, la de los misterios creadores de la voluntad  o del Padre.

Vemos también una cosa interesante, que la primera religión, la del Espíritu Santo es la culminación y perfección del vehículo de Deseos.  La segunda religión, la del Hijo, es la culminación y perfección del vehículo Etérico.  Y la tercera religión, la del Padre, es la culminación y perfección del vehículo Físico, y si ya sabemos lo que nos aporta éste, qué es, la conciencia de sí, su perfección y culminación tiene que ser el reconocimiento de que somos dioses en formación.  Para ratificar esto volvamos a lo que dijo Dios al expulsar a Adam y a Eva del Paraíso: “Ved ahí al hombre que se ha hecho como uno de nosotros”.

En realidad los poderes creadores de la voluntad es la menos misteriosa de todas, pues es facultad directa emanada del vehículo físico que la estamos usando permanentemente en nuestra existencia física.  Fijaros todo lo que podemos hacer, hacemos cambios, cosas nuevas, creamos tecnologías que parecen cosas mágicas, hacemos nuevos alimentos, nuevos metales, construimos casas, aviones, ciudades, etc., o sea tenemos la capacidad de alterar el entorno gracias a la voluntad.  Ésta nos enseña a crear y sobre todo a ser conscientes de lo que podemos hacer.

Jesucristo, refiriéndose al hombre dijo: “Cosas más grandes que Yo haréis”.

Aquí tenemos la clave de quienes somos en realidad.  Recordad que la Epigénesis dimana de la Voluntad.  Si meditamos de cómo la ejercemos en éste mundo consciente, el resto de estos misterios acudirán solos, sin necesidad de que aparezca el instructor colectivo.

Y para terminar con éste “manual de ruta” decir que todo esto es una experiencia anímica interior, pero que tiene que ser escenificada con personajes o historias reales, pues van dirigidas a los sentidos y capacidades del mundo físico.

La Biblia fue narrada para impresionar la imaginación que será la facultad que imperará en el próximo Periodo de Júpiter.

¡Que las Rosas florezcan sobre la Cruz! 

XXI Encuentro Rosacruz, Girona, España

Fraternidad Rosacruz de Barcelona

José Lázaro