La Luz Vista Desde Lejos – Charles Weber

Aunque “podar el árbol” en Navidad puede tener raíces seculares, el simbolismo del árbol y sus decoraciones festivas se prestan a expresar el verdadero espíritu de esta época sagrada del año.

En Monte Ecclesia, como la Fraternidad es llamada, los residentes han reanudado la práctica de colgar largas líneas de luces en su árbol de pino más alto: Araucaria heterophylla (alternativamente, excelsa), comúnmente conocido como el pino Norfolk porque el Capitán Cook por vez primera lo observó cuando descubrió la Isla Norfolk en el Pacífico Sur en 1774.

De forma piramidal, “alta e imponente”, puede alcanzar una altura de 200 piés. Sus hojas rígidas, en forma de punzón, curvadas de un tercio a media pulgada de largo, visten uniformemente las ramas más pequeñas, que salen del eje principal, a menudo cinco ramas en un nivel, lo que ocasiona su apodo, pino estrella , las ramas superiores particularmente creando la apariencia de una estrella. Si bien es pequeño, el árbol es popular como una planta de casa e invernadero y se ha cultivado en el área mediterránea como ornamental.

Plantado en los primeros días de Monte Ecclesia, tan cerca como nos podemos pensar alrededor de 1915, las fotografías indican que, desde el principio, el árbol parecía “natural” para llevar luces de Navidad. A la vista se encuentra a cuarenta metros dentro del arco de la Fraternidad, cada uno de cuyos muelles está flanqueado por un majestuoso león sejant, un

tributo apropiado para el fundador de la Fraternidad, ¡que era un Leo triple! El árbol se eleva a una altura de ciento veinte piés.

El espécimen tiene una notable simetría, sus ramas se extienden ampliamente con un ligero aumento hacia arriba, espaciadas a intervalos regulares tanto vertical como lateralmente, asemejándose a los peldaños de los radios en una rueda. Mientras que las secuoyas son principalmente columanares y abetos, la mayoría de las variedades de pino, alerce y cicuta están densamente foliadas, las ramas del pino estrella son largas pero no se ramifican densamente, ni sus “hojas” son largas. En consecuencia, está impregnado de espacio y toda su estructura está articulada gráficamente contra el cielo.

Su aspecto bien ordenado y abierto lo hace especialmente adecuado para luces colgantes, ya que son visibles desde todos los ángulos. Este año el árbol llevará ocho filamentos de luces, setenta y cinco luces por filamento, que salen de un collar de cadena común, colocado a unos quince piés de la parte superior y descendiendo hacia afuera en elegantes arcos hacia las puntas de las ramas inferiores. Dos estrellas pentagonales que se cruzan, cuyos bordes están

trazados por diminutas luces blancas, están montadas en un poste que se extiende sobre el árbol, de modo que, a la distancia, la estrella tridimensional parece flotar etéreamente sobre ella.

Ya que Monte Ecclesia, como su nombre lo indica, ocupa un lugar prominente en la geografía local, el árbol es visible no solo desde el Valle de San Luis al este, sino también desde el norte, el oeste y el sur.

Podemos ver la belleza y la elevación de este inspirador espectáculo navideño como un emblema de nuestro propósito e influencia. Como el árbol iluminado es visible desde una distancia considerable, sabemos que el trabajo espiritual de la membresía combinada es una fuente de luz e inspiración que surge de los planos internos. Visto desde otro aspecto, como la vid es a sus ramas, así es el árbol a sus ramas. El árbol espiritual es Cristo y nosotros somos sus ramas, cuya vida está en El.

Cuando nuestras vidas están adornadas por los dones de las buenas obras, nos convertimos en faros de esperanza y consuelo para aquellos a nuestro alrededor. Y mejor transmitimos la luz y la belleza de las enseñanzas cuando las encarnamos. Todo el año y todos los días nos orientamos al evento de Navidad. Guiados desde lejos por la Estrella de la Verdad, viajamos hacia nuestro Belén individual, hacia el nacimiento del cuerpo Cristo o árbol de luz etérico. Teniendo en cuenta esta perspectiva radiante, podemos apreciar más plenamente el saludo y la bendición Rosacruz: Que las rosas florezcan sobre tu cruz.

Traducción de Alina Castañeda