La evolución humana tras los pasos de Cristo Jesús

XXI CONVENCION INTERNACIONAL ROSACRUZ

Del 24 al 27 de Agosto 2017 en Girona España

El conocimiento aplicado es la salvación de la ignorancia. Incluso el hombre más sabio tiene mucho que aprender y todavía no ha alcanzado la perfección, tampoco se puede lograr la perfección en una sola vida. Se puede observar en toda la naturaleza que el lento y constante desenvolvimiento consigue un superior desarrollo en todo. Cuanto más sabemos del funcionamiento de la Naturaleza, el símbolo visible del Dios invisible, mejor podremos beneficiarnos para el crecimiento y el poder – liberarnos de la dependencia, elevarnos hacia nuestra propia maestría. Este proceso se llama Evolución.

Al comienzo de la evolución el hombre sólo tenía Espíritu y cuerpo; no tenía alma. Desde entonces cada vida vivida en la Tierra la gran escuela de experiencia le ha permitido tener más alma según el uso que haya hecho de las oportunidades y lecciones que ha adquirido de ellas. Esto se puede ver en los distintos niveles entre el hombre primitivo y el santo, que vemos en nuestro alrededor. Todas las razas son producto de la evolución, su único objetivo es la perfección final. La expresión superior de una vida será la expresión inferior en la siguiente, así gradualmente subimos la escalera hacia la Divinidad. La humanidad en conjunto está progresando lentamente en éste camino y de ésta manera obtenemos niveles más superiores de conciencia. Cuanto más progresamos espiritualmente, más responsabilidad tenemos de SERVIR a la humanidad desinteresadamente, como Cristo Jesús lo hizo en la limpieza de los pies, la lectura sobre la que vamos a reflexionar.

FORMA CORPORAL DEL HOMBRE (Diagrama 12)

PERIODICIDAD

Una de las principales características de la evolución se basa en el hecho de que se manifiesta en periodos alternativos de actividad y reposo. Es una constante llamarada y extinción de la actividad en cada aspecto de la naturaleza, correspondiendo a la alternancia de flujo y reflujo, día y noche, verano e invierno, vida y muerte.

El verano lleno de actividad es seguido por la inactividad del invierno. Cada estación progresa en el tiempo. La actividad del día es seguida por la tranquilidad de la noche. Al flujo del océano le vence la marea. De ésta manera, a la vez que todo se manifiesta a través de ciclos, la vida que se manifiesta en ésta tierra durante unos años, no se acaba con la muerte. La muerte del cuerpo físico no significa el final. Nuestros espíritus son inmortales y el cuerpo físico es el instrumento que utilizamos para nuestra evolución. Podemos estar seguros que independientemente del estadio de la vida en que nos encontremos, rey o mendigo, rico o pobre, se nos posibilitará las lecciones y experiencia que necesitamos para nuestra evolución y nos permite las mejores circunstancias para nuestro desarrollo. Igual que el sol sale por la mañana y después  se pone al atardecer, la vida que acabó en la muerte del cuerpo,  volverá en otro vehículo y en otras circunstancias.

La evolución es la historia del progreso del Espíritu en el tiempo. Tanto en el Cielo como en la Tierra todo avanza hacia arriba, siempre, al observar los distintos fenómenos en el universo comprendemos que el recorrido de la evolución es en espiral. Cada vuelta de la espiral es un ciclo. Cada ciclo se funde con el anterior y así como las vueltas se repiten cada ciclo se perfecciona y crea posteriores estados más perfectos.

EL CAMINO EN ESPIRAL

De todas maneras, el camino de evolución es una espiral solo cuando lo consideramos desde el aspecto físico. Es el símbolo del infinito, el dibujo 8 al observar ambas fases la física y la espiritual. Los dos círculos del símbolo del infinito que convergen en un punto central simbolizan el Espíritu inmortal, el Ego que evoluciona. Uno de los círculos significa la vida en el mundo físico desde el nacimiento hasta la muerte. Durante éste periodo de vida siembra semillas a través de sus actos y debe recoger experiencia, lo que conseguirá a través de extraer lecciones de sus oportunidades; al final de su vida el Ego se encontrará a las puertas de la muerte cargado con los frutos más ricos de su vida.

El otro círculo del símbolo del infinito significa la morada del Ego en los mundos invisibles que atraviesa, en el periodo de la muerte al nacimiento. Cuando el Ego llega al punto central en el símbolo del infinito que separa el mundo físico del espiritual, con su conjunto de facultades adquiridas en previas vidas, las que utilizará u olvidará según decida. Dependiendo del uso que haga de las facultades que ya ha adquirido, en la nueva vida desarrollará más crecimiento del alma. Nosotros ya hemos vivido existencias similares a los minerales, plantas o animales antes de convertirnos en humanos. Por delante de nosotros, hay posteriores evoluciones que nos acercarán más a lo Divino.

EL HOMBRE SOLO CONSIGUE AVANZAR A TRAVÉS DEL SUFRIMIENTO

Pocos comprenden que avanzamos en la escala de la evolución pisoteando los cuerpos de nuestros hermanos más débiles. Conscientemente o inconscientemente los aplastamos y usamos para conseguir lo que necesitamos. Esto se aplica a todos los reinos de la  Naturaleza. Cuándo una oleada de vida ha bajado al nivel más bajo de involución y se ha incrustado en la forma mineral, es inmediatamente tomado por otra forma algo más superior de vida que toma el desintegrado cristal mineral, adaptándolo a sus propias necesidades como cristaloide, y lo asimila como parte de su forma de planta.

EL LAVATORIO DE PIES

En la iniciación Cristiana Mística cuando el Cristo lavó los pies de los discípulos en la noche de la última cena, la explicación que se da es que a no ser que los minerales se descompongan y se ofrezcan al mundo vegetal para que se materialice, no tendríamos vegetación; si las plantas no alimentarán a los animales estos no podrían existir, y así sigue…..él más avanzado se nutre del inferior, por lo que el Maestro al lavar los pies de los discípulos simbólicamente realizó un acto servil reconociendo que ellos le habían servido de trampolín a un nivel superior. Siempre es un motivo de alegría el amoroso y desinteresado servicio a los demás.

El mismo principio se aplica en la evolución espiritual, ya que si no hubiera estudiantes en la parte inferior de la escalera del conocimiento y esperando enseñanza, no se necesitaría al Maestro. Sin embargo, hay una diferencia fundamental. El Maestro progresa dándose y sirviendo a sus alumnos ya que todos, independientemente de su posición en la vida, crece gracias al servicio. Desde los hombros de sus alumnos, el maestro sube a una escala superior de la escalera del conocimiento, por lo que  está en deuda con ellos, que queda reconocido simbólicamente y liquidado en el lavatorio de pies, un acto de servicio humilde para los que le sirvieron.

PROGRESO O RETROCESO

Bajo la guía benéfica de las Inteligencias Superiores, estamos progresando constantemente de una vida a otra vida bajo las condiciones que necesitamos hasta que alcancemos un nivel superior de evolución y nos convirtamos en seres superiores. El ocultista cree que el propósito de la evolución es el desarrollo del hombre, de ser un dios pasivo en uno activo – un creador. Para que se convierta en un Creador independiente e original, es necesario que su formación incluya suficiente margen para el ejercicio de la originalidad individual, diferenciándose de la creación por la imitación. En cuanto que ciertas características de la forma antigua cumpla con requisitos necesarios para progresar se podrán conservar, pero al renacer la vida evolucionada añade tantas mejoras originales como sean necesarias para su futura expresión. Rezagados han quedado por el camino por no haber alcanzado el nivel necesario para mantenerse en la cresta de la ola de la evolución. En El Progreso de la evolución no hay lugar para los vacilantes. La Ley es el progreso o el retroceso y la forma incapaz de progreso, retrocederá. El impulso de evolución funciona para alcanzar la absoluta perfección. Por lo que es razonable suponer que las Inteligencias Superiores en cargo de nuestra evolución utilizan todos los medios de los que cuentan para que las entidades inferiores consigan superarse de manera segura. Cada vibración del universo es vida y toda vida surge de un único Dios. Por lo que todos somos uno, aunque siempre hay alguien renqueando por detrás. Durante éste periodo presente de individualismo, que se encuentra en este clímax de ilusión de separación, toda la humanidad necesita ayuda extra, pero para los rezagados es necesaria una ayuda extra y especial. Fue misión de Cristo Jesús posibilitar esa ayuda extra. El dijo que vino a buscar y a salvar a los que estaban perdidos. El abrió el camino de Iniciación para los que deseaban buscarlo.

El CRECIMIENTO DEL ALMA

La evolución depende del crecimiento del alma, que se debe conseguir gracias a los esfuerzos individuales del Espíritu en el hombre, el Ego, y al final de la evolución, obtendrá el poder del alma como el fruto de su peregrinaje a través de la materia. Será una Inteligencia Creadora.

Si llenamos nuestra área designada lo mejor que podemos a través de toda nuestra vida, podemos estar seguros que avanzaremos en el futuro. Veremos con más claridad a través del velo del egoísmo cuando de buena gana vivimos la vida que nos corresponde, porque los Ángeles del Destino no cometen errores. Nos han colocado en donde tendremos las lecciones necesarias para prepararnos para una esfera superior de utilidad.

Si tenemos en nosotros suficiente amor por todo, no haremos ningún daño, porque ese amor alejará nuestra mano de cualquier acto, nuestra mente de cualquier pensamiento que pueda causar sufrimiento. Aún y todo no hemos alcanzado el nivel más alto de conciencia. Si lo hubiéramos alcanzado no necesitaríamos vivir aquí, aunque seguimos buscando y avanzando hacia ese estado de gloriosa perfección. Es sorprendente con qué rapidez un individuo puede avanzar en esa línea si se esfuerza con seriedad, confiando no sólo en su pobre personalidad, sino que teniendo fe implícita que por el ejemplo y las enseñanzas de Cristo Jesús se nos posibilita la unión con su Divinidad interna.

La evolución depende de la disolución de los cuerpos y la unión del alma con el Espíritu. El alma es la quintaesencia, el poder o la fuerza del cuerpo, y cuando un cuerpo ha alcanzado la perfección a través de los distintos niveles, el alma se libera completamente y es absorbida por uno de los tres aspectos del Espíritu que había generado el cuerpo al principio.

LA PERFECCIÓN COMO META

El alma Consciente será absorbida por el Espíritu Divino en la séptima revolución del periodo de Júpiter.

El alma intelectual será absorbida por el Espíritu de Vida en la sexta revolución del periodo de Venus.

El alma emocional será absorbida por el Espíritu Humano en la quinta revolución del periodo de Vulcano.

A la vez que desarrollamos este amor universal en nosotros mismos aprendemos a darnos cuenta más a menudo que cada ser humano es una creación del Creador y que a su momento avanzaremos hacia la perfección, como todos esperamos. E independientemente de la apariencia de los hombres o criaturas, debemos recordar de qué hay en ellos una chispa Divina que con seguridad crecerá poco a poco hasta que la gloria del Creador les ilumine.

Las Jerarquías Divinas que han guiado a la humanidad por el camino de la evolución desde el comienzo siguen en activo y trabajando con nosotros desde sus respectivos mundos, y con su ayuda podremos lograr la elevación de la humanidad en su conjunto y alcanzar una realización individual de gloria e inmortalidad. Poseyendo dentro de nosotros ésta gran esperanza, ésta gran misión en el mundo, sigamos trabajando más que nunca para mejorarnos como hombres y mujeres, para que con nuestro ejemplo despertemos en otros el deseo de llevar una vida que los lleve a la liberación.

CRISTO JESÚS SERA SU IDEAL

Acordándonos de la admonición de Cristo: “Aquel que sea el más grande entre vosotros, sea vuestro sirviente”, él se dedicará cada día a servir a los demás con amor, modestia y humildad, en cualquier capacidad que se le haya ofrecido. Al tener una fe firme en la sabiduría y bondad de Dios, él trabajará según las pautas de evolución por las que hablará, actuará y verá sólo lo bueno en sus asociaciones de cada día con otros.

Sinceridad, honestidad y justicia al ser cualidades fundamentales de la Divinidad Interior, le impulsarán a expresarlas en sus pensamientos, palabras y actos. Sabiendo que sus circunstancias actuales son el resultado de sus actos anteriores, y que puede determinar las condiciones futuras con los actos presentes, no perderá el tiempo envidiando, se centrará en ejercitar su prerrogativa divina del libre albedrío, sembrando buenas semillas para el mañana. Comprendiendo que el silencio es una de las mayores ayudas para el crecimiento del alma, siempre buscará entornos de paz, equilibrio y tranquilidad.

La autosuficiencia es una virtud cardinal del aspirante espiritual, él se esforzará en practicar ésta virtud tanto en pensamiento como en sus actos. Como sabe que su yo interior es el único tribunal que merece la pena de verdad, se esforzará para establecer éste tribunal y para referirle todo los asuntos para la jurisdicción final. Todos los días dedicará un cierto tiempo a la meditación y a la oración, esforzándose en ascender en las alas del amor y por la aspiración al mismo trono del Padre. Ya que sabe que el fracaso es cuando se deja de intentar, ante los obstáculos, seguirá con paciencia y persistentemente luchando por los altos ideales enseñados por Cristo.

Solomon Essah-Essel
Centro Rosacruz de Londres