¿Dormidos o Despiertos?

DORMIDOS?, A DESPERTAR SE DIJO

“Me quedé dormido”, “¿qué dijiste” ?, son expresiones comunes que tienen algún parentesco con estar “anestesiado”, “insensible”, “inconsciente”, que son estados en los que si bien estamos ocupando un cuerpo físico, no estamos al mando de él.  

Reflexionaba Henry David Thoreau (1817-1862) en su obra Walden la Vida en los Bosques, que “¿Porque suelen dar los hombres una cuenta tan pobre de su día si no porque han estado dormitando? Al fin y al cabo, no son tan malos calculadores- Habrían conseguido algo si no les hubiera invadido la modorra. Se cuentan por millones los que están suficientemente despiertos para el trabajo físico; pero solo uno de cada millón lo está para el esfuerzo intelectual efectivo, y solo uno en cien millones para la vida poética y divina. Estar despierto es estar vivo. Debemos aprender a despertarnos de nuevo y mantenernos vigiles, no con ayuda mecánica sino en la infinita espera de que la Aurora no nos abandone en nuestro sueño más profundo. No sé de hecho más estimulante que la incuestionable capacidad del hombre para elevar su vida por medio del esfuerzo consciente. “

Y efectivamente, Max Heindel nos comenta en su obra sobre el Cuerpo Vital que “Una de nuestras grandes ilusiones es que el cuerpo en que moramos está vivo. En realidad, no lo está en absoluto. Por lo menos, hay solo una parte muy pequeña de nuestro físico que se puede llamar “viviente” y, por lo tanto, nuestra afirmación es prácticamente correcta. La mayor parte del cuerpo está completamente dormida, por no decir que está muerta. Este es un hecho bien conocido de la ciencia, y debemos entenderlo con nuestra razón; y ello es debido a que nuestro poder espiritual es tan débil que no puede suministrar vida a dicho vehículo en suficiente extensión. En la medida que fallamos en vitalizar nuestro cuerpo, éste se va convirtiendo en algo parecido a una pesada masa de arcilla, que debemos penosamente arrastrar con nosotros, hasta que después de algunos años se cristaliza hasta tal grado, que nos resulta imposible mantener por más tiempo las vibraciones. Entonces nos vemos obligados a dejar el cuerpo, que muere como se dice y comienza un lento proceso de desintegración para devolver los átomos a su estado original libre “

Y que “nuestra aseveración que ellos están parcialmente dormidos parece ser una mentira. Sin embargo, examinando todos los hechos, debemos llegar a la conclusión que es así. Pero podemos agregar que este estado de cosas es de acuerdo con los fines de las Grandes Jerarquías que tienen en sus manos nuestra evolución.  CV 42

Los científicos de la biología y del comportamiento, han descubierto que el cerebro realiza por defecto una gran cantidad de trabajo cuando la mente está en reposo. y activa la llamada Red Neuronal por Defecto(Ver  https://es.wikipedia.org/wiki/Red_neuronal_por_defecto  )

Por supuesto, que sin dominio de la consciencia, que es también cuando se cede el paso a procastinar,  que es hacer lo que no hay que hacer para no hacer lo que se debe hacer, comportamiento que favorece procesos de automatización de la conciencia por la creación de hábitos desfavorables como perder tiempo, lo que nos puede convertir en zoombies del ocultismo, o de la chismografía.

En 1966, Simon y Garfunquel lo dijeron cantando

 “…no podían despertar y entender
de un día en el silencio. Se arrodillaban a rezar
aquella luz era su dios yo les grite que despertaran
que la verdad ahí no estaba que los profetas no, no son luces de neón
y que dios siempre habla en el silencio…”

Canción con subtítulos en

https://www.youtube.com/watch?v=IwdShYkIb08

Ciertamente, vale pena despertar y asumir con más consciencia el uso que hacemos de nuestro valioso tiempo. Algo que Santos Avila, de Barcelona, que a su manera ayuda a personas a contactarse con su sabiduría interna, lo explica en

 https://www.youtube.com/watch?v=W66hrOlWZwo&feature=youtu.be  

 

Feliz despertar!