El camino Rosacruz en una sociedad que cambia

Deseo en primer lugar expresar a todos los presentes con los cuales comparto este importante evento, un cordial saludo de parte de A.R.C.O, Centro italiano Rosacruz.

El tema de este Encuentro europeo es hermoso y amplio, permite tratar una variada gama de argumentos de la literatura Rosacruz. Nosotros hemos elegido exponer el recorrido histórico y espiritual de nuestra enseñanza en la sociedad y los tiempos que cambian.

En cuanto a nuestro pasado, sabemos que los términos Christian Rosenkreuz, Orden y Hermanos de los Rosacruces se pronunciaron públicamente, por primera vez, en Alemania a finales de los años 1500 y principios del 1600, en los ambientes del Protestantismo Luterano, y fueron por primera vez mencionados por escrito en los famosos manifiestos Rosacruces: La Fama Fraternitatis Rosae Crucis, impresa en el año 1614, La Confessio Fraternitatis del 1615 y finalmente Las Bodas Alquímicas de Christian Rosenkreuz.

Pero aún más importante es tener en cuenta que los Manifiestos y el Concepto Rosacruz del Cosmos de Max Heindel, fueros inspirados por principios comunes que confirman recíprocamente la verdad de las enseñanzas reveladas por los Hermanos Rosacruces. Entre estos temas comunes mencionamos:

-La vida considerada como una oportunidad para el conocimiento y el desarrollo interior;
-El concepto del Dios-Uno;
-El hombre como microcosmos de naturaleza divina;
-La invitación a la introspección y a la meditación;
-El amor al prójimo y el cuidado de los enfermos;
-La astrología.

A estas consideraciones también podemos añadir que las enseñanzas contenidas en los manifiestos fueron reveladas en un momento importante en la historia de Occidente, a finales del Renacimiento y comienzo de la primera revolución científica; en tales circunstancias, el compromiso de los Hermanos de la Rosacruz era un formidable apoyo para la Masonería y a otras Sociedades secretas que dieron impulso al Iluminismo y a las ideas de igualdad, fraternidad y libertad que cambiaron el mundo.
Cuando entonces, al final del 800, los Hermanos Mayores de la Rosacruz vieron que se estaban encarnando una serie de espíritus que reunían las condiciones óptimas para recibir un conocimiento más elevado, revelaron públicamente algunas enseñanzas conocidas hasta el momento sólo por un pequeño grupo de personas.
Max Heindel, fue elegido como un individuo capaz de difundir la verdad esotérica, es decir secreta y confidencial reservada a pocos.
En cuanto a nosotros, si reflexionamos bien, sentimos una enorme deuda de gratitud, porque a través de Heindel, hemos recibido de los Hermanos Mayores, y especialmente por haber comprendido nuestro origen, el porqué de nuestra presencia en la tierra y el objetivo de nuestra existencia a través de esas lógicas y claras explicaciones del mundo y del hombre, que dieron coraje al debate, a la búsqueda y a la investigación, que han puesto a un lado el dogma y la amenaza del infierno, por todo esto debemos alegrarnos, porque, significa que hemos alcanzado un grado de madurez que nos permite recibir lo que fue propuesto y que hemos encontrado.

El odio es un vehículo de desacuerdo irreconciliable, mientras que el amor, que sabe cómo cuidar todas las necesidades de los demás, tiene el poder y la fuerza para devolver la paz a la humanidad y hacerla avanzar en el camino de la iniciación.
Parece absurdo, en un momento como el actual, hablar de amor, de paz, de caridad cristiana, a los que están fuera de las enseñanzas Rosacruz, mientras que en éste mundo muchos están luchando y los puntos de referencia son cada vez menos visibles.

Nuestros contemporáneos reconocen y se aferran a modelos de asociaciones que no dan ningún valor a la interioridad o, peor aún, utilizan la religión para justificar pensamientos de odio y de mala conducta. Incluso el adjetivo espiritual ha tomado diferentes significados, poco claros, hasta que perdió casi su significado original.

A pesar de estos aspectos negativos, nosotros creemos que la realidad histórica actual permite preparar las futuras condiciones de la Nueva Era de Acuario, de la cual sus rayos ya comienzan a llegar, alentando el despertar espiritual y un nuevo e incluso mayor progreso científico.
Creemos que todos los cambios universales son directamente o indirectamente inspirados por el amor de la Inteligencia del Logos.

Por eso debemos romper con valentía las cadenas del egoísmo que nos tienen prisioneros y tratar de vivir en el amor y la paz. La paz es un don que nadie nos puede ofrecer, cada uno debe conquistarla día a día con la fuerza del Espíritu y el amor, que están por encima de cualquier ideología, violencia o engaño.

Nosotros estamos encarnados en el mundo occidental, en una época de transición entre la Era de Piscis, donde, se pagan las antiguas deudas y se aprenden las últimas lecciones, y la Era de Acuario, la cual establecerá las estructuras de un nuevo mundo.

Las energías de Urano, el planeta regente del signo de Acuario, niega, rechaza, se opone, perturba profundamente, desordena, renueva el modo de pensar, de sentir y de actuar.

A partir del trabajo diario de retrospección depende apreciar sabiamente el valor constructivo de las nuevas energías y aquello del pasado que se debe conservar, en el actual turbamiento, saber cómo, discernir el impacto de las energías espirituales que luchan con las fuerzas cristalizadas, que se resisten en el intento de preservar las antiguas formas, perjudicando la elevación del espíritu.

Reuniones, circunstancias, eventos y oportunidades inspiraran armoniosamente nuestro destino siguiendo un patrón invisible y creador. De la atención humilde y agradecida que se dedicará a ésta trama oculta dependerá nuestra comprensión de la intención Divina y su manifestación; y de éste modo, se convertirán en Servidores Conscientes en la Viña del Padre.

De una cosa debemos ser bien conscientes: quien está completamente inmerso, sólo en una vida exterior, materialista y fríamente egoísta de nuestra época, aquellos inclinados a juzgar y criticar, quien descuida y se burla de la devoción y de la espiritualidad, encuentra serias dificultades para llegar a conocer los Mundos Superiores. Alcanza el conocimiento sólo si trabaja arduamente consigo mismo.

Junto al hombre ordinario de todos los días, cada uno lleva dentro de sí mismo, un hombre mayor que permanece oculto hasta que es despertado a través del compromiso constante y personal. Hasta que no es despertado, permanecerán también ocultas las capacidades superiores que son latentes en cada hombre, y que lo conducirán a aquellos conocimientos, que harán de Él, un Iniciado.

Este trabajo comienza, en nuestra fraternidad, aprendiendo las verdades que se encuentran en el contenido de las lecciones de los Cursos de Filosofía, a través de la lectura y la cuidadosa reflexión de las mismas, para imprimir los efectos de tales enseñanzas sobre el cuerpo vital, que es, el cuerpo de la repetición. De ésta manera, aumentará la frecuencia vibratoria del cuerpo vital, favoreciendo gradualmente la separación con el cuerpo físico al que está fuertemente unido. A este compromiso, es necesario añadir, como se ha dicho anteriormente, el Servicio desinteresado y amoroso hacia toda la humanidad, dando la justa importancia a los ejercicios de retrospección de la noche, la meditación y la concentración.

Además de influir sobre el cuerpo vital, esta acción se manifiesta en otros cuerpos y, particularmente, en el cuerpo mental, modificando para bien, y espiritualmente el modo de vivir y de sentir hacia los demás. El desarrollo de este trabajo de naturaleza didáctica, pero profundamente espiritual, queda impreso en la memoria de la naturaleza, y se recuperará en las vidas sucesivas.

Muchos miembros de la Fraternidad, inconscientemente, a la noche, durante las horas de sueño, ya, están trabajando en los planos sutiles, aunque, al despertar no recuerdan nada. Un signo de la consecución de un pequeño escalón en el proceso evolutivo radica en la modificación de los sueños:

Al principio los sueños se presentan confusos y arbitrarios, luego toman un carácter regular. Las imágenes comienzan a ser más claras, más precisas y con frecuencia tienen una concatenación y un sentido. También, el contenido de los sueños cambian a menudo. Si, inicialmente representaban solo ecos de la vida cotidiana, impresiones transformadas del ambiente y del estado del propio cuerpo, a continuación, las imagines que surgen provienen de un mundo desconocido. Más tarde, se verifican otros pequeños fenómenos que varían de un sujeto a otro, pero, que señalan el principio de un buen futuro, un luminoso camino hacia la verdadera iniciación.

El compromiso también, nos impulsa a actualizar y profundizar los temas tratados, en el Concepto Rosacruz del Cosmos a través de las reflexiones personales y colectivas.

La filosofía Rosacruz, de hecho, no es la expresión de una investigación intelectual general, pero, sí es, filosofía constructiva, es una forma y un estilo de vida vivida con compromiso, trabajo duro y servicio.
Hoy en día, también, estamos llamados a considerar y examinar nuevas situaciones, nuevas sensaciones y los nuevos argumentos, presentes en la sociedad contemporánea, que eran desconocidos en los tiempos de Heindel, que deben ser estudiados y evaluados desde el punto de vista Rosacruz a través de una reflexión serena, informada e inteligente, dirigida a actualizar y mejorar nuestra capacidad de discernimiento con el fin de obtener evaluaciones responsables y coherentes respecto a los principios que profesamos.
Por ejemplo, hay fenómenos de época ampliamente discutidos por la opinión pública, tales como la inmigración, la intolerancia y el terrorismo religioso, las uniones civiles, la subrogación de maternidad, el prepotente regreso -en algunos países- , el fenómeno aberrante de la esclavitud, los cambios de direcciones éticas – doctrinales en las grandes religiones confesionistas; además hay argumentos que plantean preguntas incomodas y, por lo tanto, deliberadamente ignoradas por la opinión pública y por las mismas autoridades civiles y religiosas, tales como el derecho a la vida de aquel que está por nacer, y de todos los seres dotados de sensibilidad.
Igualmente importante es para nosotros reflexionar sobre las Escrituras, incluyendo las páginas que pueden parecer controvertidas; como por ejemplo las profecías sobre el fin del mundo reportado en el Evangelio de Mateo (10, 23 y 16, 28) y en las cartas de Juan (1-2, 18) y Pablo (1 Cor. 10, 11), donde el Apocalipsis se anuncia como cierta e inminente, pero que, sin embargo, hasta el momento, no se ha realizado.
Del mismo modo, incluso en el Concepto Rosacruz del Cosmos hay aspectos que no son fáciles de entender y merecen ser investigados, como por ejemplo: la naturaleza real del espíritu presente en el hombre, es decir, si el Ego debe ser considerado el más elevado entre los cuerpos sutiles en evolución o si constituye la Esencia directa del Divino.
En éste punto, debemos proponernos recíprocamente a aceptar todo lo nuevo, bueno y verdadero sujeto a nuestro discernimiento con el mismo deseo de conocimiento y de elevación que animaron a Max Heindel y, antes de Él, Christian Rosenkreutz. Tenemos la tendencia, de hecho, siempre a dedicarnos y adaptarnos a lo que ya, se ha conquistado y a los recursos con los cuales estamos en sintonía, en vez de, tratar de ser abiertos a lo nuevo, al futuro, a la evolución, preservando al mismo tiempo los logros y las verdades conquistadas, para proseguir con alegría nuestro viaje hacia la Luz y el Amor.

XXI Encuentro Rosacruz en Gerona, España
Paolo Parenti
Centro Rosacruz A.R.C.O. Italia