Curación Espiritual

La Fraternidad Rosacruz tiene un sistema de Curación de los enfermos, ampliamente difundido en folletos impresos y en internet (dar click acá). Consideramos de suma importancia resaltar el rol del paciente en el proceso de curación, es decir que “… Es necesario vivir una vida sana para obtener la curación. Los Auxiliares Invisibles nunca se niegan a un llamamiento de auxilio, pero para poder responder debidamente a la fuerza divina curativa, el paciente necesita adoptar un régimen de vida sano, observando una dieta pura, sin carnes hasta donde sea posible. La carne puede irse eliminando gradualmente para que el cuerpo se vaya adaptando al cambio.

El paciente debe permitir que el aire puro siempre entre en sus habitaciones, mantener su mente con pensamientos puros y que su vida diaria este llena de acciones puras. La fuerza divina curativa es pura. Si alguien la solicita para aliviar sus dolencias, debe estar dispuesto a vivir de acuerdo a las leyes naturales de pureza: aire puro, pensamiento puro y vida pura. Si el paciente no hace caso de estas grandes realidades que son la base de una buena salud, quizás haya reclamado en vano a la fuerza divina curativa.

Basados en esto, queridos amigos, no habrá formas milagrosas de expulsar piedras del riñón, o curarse de la noche a la mañana de una osteoporosis o de una arterioesclerosis múltiple. Cuenta mucho acá que ahondemos más en la educación en cuanto a buenas prácticas de alimentación, de hábitos sanos, del recto pensar , sentir y actuar, es decir del estilo de vida sencillo, coherente, inofensivo que proclama la Fraternidad Rosacruz.